Foro FS
Bienvenid@ a ForoFS. Para poder leer y participar en los foros debes conectarte con tu cuenta de usuario.
Si no dispones de cuenta, regístrate.

Últimos temas
» Música que eleva el espíritu
por Boletus Miér 22 Nov 2017, 22:56

» Juego: ¿Esto o aquello?
por Juan1980 Miér 22 Nov 2017, 22:30

» Hola! Atascado.
por sergiozgz Lun 20 Nov 2017, 22:17

» La primera semana de juicio a ‘La Manada’, al detalle
por Boletus Dom 19 Nov 2017, 17:43

» Videos humoristicos
por olvido Jue 16 Nov 2017, 16:10

» Ansiedad y dolor físico
por Bakano Jue 16 Nov 2017, 01:08

» Buenas soy nueva.
por atincar Miér 15 Nov 2017, 21:22

» Música
por Himmel Miér 15 Nov 2017, 14:29

» Hola, me presento :)
por Blue22 Sáb 11 Nov 2017, 20:51

» FRASES QUE ME GUSTAN
por Juan1980 Sáb 11 Nov 2017, 14:55

» Hola buenas!
por imperium Vie 10 Nov 2017, 09:48

» Qué hacéis para divertiros?
por Ceres Mar 07 Nov 2017, 19:50

Chat #Fobia-Social



Webs Amigas
Si quieres que tu enlace aparezca aquí contáctanos.


.: Foro de Asperger  :.


.::Tu-banner-aquí
Visitas
(c)
Creative Commons License
ForoFS.com by ForoFS.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.forofs.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.forofs.com

Entrevista: “El poder de la mente sobre el cuerpo es ilimitado”

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

11022016

Mensaje 

Entrevista: “El poder de la mente sobre el cuerpo es ilimitado”




fuente

Fresquita de hoy.

Titular típicamente jugoso, pero los ejemplos de la doctora son muy enriquecedores y dan sentido al mismo.



Suzanne O’Sullivan, neuróloga.

Mi edad me sorprende. Nací en Irlanda y vivo en Londres, donde trabajo en el hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía. Soltera y sin hijos. Creo en la igualdad, valor que se refleja en el acceso a la salud. La espiritualidad es beneficiosa, pero no creo en la Iglesia y desconozco el sentido de la vida



La incomprensión

Una de cada tres personas que acuden al médico de cabecera tiene síntomas sin ninguna explicación médica. Cuando esos pacientes llegan al neurólogo la cosa suele ser grave. O’Sullivan decidió atender su sufrimiento y no enviarlos a casa. “No necesariamente los mayores padecimientos reciben la mayor consideración y compasión. Hay una clasificación no oficial para las dolencias y en ella los trastornos psicosomáticos son los charlatanes de las aflicciones, nos burlamos de ellos. Eso debe cambiar” . En Todo está en tu cabeza (Ariel), O’Sullivan recorre sus más de veinte años de experiencia en el trato de esos síntomas que dejan a personas postradas en sillas de ruedas o padeciendo violentos ataques de tipo epiléptico.



Cuándo empezó a tomarse en serio las enfermedades psicosomáticas?

La primera vez que tratas a un paciente con una enfermedad física para cuyos síntomas no existe explicación médica lo despachas sin más, eso no va contigo, ni siquiera lo estudiamos durante la carrera.

¿Y el paciente se va a casa sin saber qué le pasa?

Sí, lo cual es muy angustioso. El día que conocí a Brenda cambió todo. La ingresaron en urgencias por ataques epilépticos recurrentes, nada los detenía, así que le indujeron un coma.

Eso suena muy grave.

Intubada, con la respiración asistida..., cada vez que se le intentaba retirar la sedación volvía a tener ataques epilépticos. Al quinto día la jefa de neurología le retiró la sedación y nos retuvo sin intervenir ante un espantoso ataque. “Esto no es epilepsia”, dijo, y la mandó a casa.

Vaya.

Durante veinte años han llegado a mis manos pacientes con síntomas físicos neurológicos pero cuyo origen era psicológico. Desde que soy jefa de departamento he intentado ayudarlos trabajando conjuntamente con psiquiatras y psicólogos en lugar de quitármelos de encima.

¿Por qué?

Desde que conocí a Brenda he tratado a personas con una tristeza tan sobrecogedora e intolerable que contra toda lógica su subconsciente escogía dejarlas confinadas en una silla de ruedas o paralizadas con convulsiones antes que sufrir la angustia que experimentaban.

Abrumador.

Sí, el grado de incapacidad que puede generar una enfermedad psicosomática es tan grave que resulta difícil creer que la causa es el subconsciente, y son el 30% de mis pacientes.

¿Inmóviles en una silla de ruedas pero sin lesión en la columna vertebral?

Efectivamente, y pacientes con varios ataques epilépticos al día, no uno ni dos sino diez, que tienen que estar hospitalizados pero que en realidad no tienen enfermedad cerebral.

¿Qué se hace normalmente con esos pacientes?

Nada, abandonarlos; por eso decidí incorporar a mi equipo psiquiatras y psicólogos y tratarlos de manera interdisciplinar.

¿No los toman en serio?

No, ni los médicos ni la sociedad. En el caso de la epilepsia el 70% de los pacientes que la sufren no tienen ataques cuando toman la medicación, pero a ese 30% de pacientes psicosomáticos la medicación no les hace efecto; y mientras en el caso de la epilepsia de base neuro­lógica los ataques duran minutos, en su caso pueden durar horas.

¿Estamos hablando de enfermedades imaginarias?

No. Los efectos son reales, pero es la mente la que produce esta idea de enfermedad.

¿Qué ha descubierto?

Que es mucho peor que una discapacidad física porque no puedes aplicar ningún tratamiento para paliarla. Hay que hacer un estudio muy profundo de esa persona.

¿Cuáles suelen ser las causas?

Hay cientos de causas, pero en muchos de los casos más extremos –ataques de tipo epilépticos y parálisis– el origen son los abusos sexuales o físicos, pérdidas traumáticas o mucha enfermedad en la familia. Los casos más leves se deben al estrés general de la vida: problemas financieros, con la pareja, con los hijos...

¿Y cuáles son los síntomas?

Los más comunes son el dolor de cabeza, de estómago, de espalda, y la fatiga. La mente es capaz de reproducir cualquier tipo de síntoma. Pueden aparecer a cualquier edad, pero la tendencia es a edad temprana o entre los 20 y 30 años. En niños, el dolor de estómago está ligado al acoso escolar y problemas familiares.

¿Cómo protegernos de nuestra mente?

Siendo resilientes y aceptando la ambigüedad.

¿Qué ha averiguado?

Que el poder de la mente sobre el cuerpo es ilimitado: podemos imaginar cualquier tipo de síntoma médico y producirlo, y que es muy grave subestimarlo.

Si nuestra mente puede enfermarnos, ¿también puede curarnos?

No, pero sí influir en la enfermedad. Hay una interacción muy clara entre mente y cuerpo.
Red de conexiones en el cerebro humano
Red de conexiones en el cerebro humano (Emily Finn / Universidad de Yale - Emily Finn / Universidad de Yale)

¿Cómo reaccionan los casos más graves al tratamiento psicológico?

Depende de lo rápido que se haga el diagnóstico, pero personas con parálisis son capaces de volver a caminar con normalidad, y en muchos casos no es gracias a un tratamiento psicológico, sino a un fisioterapeuta.

La mente humana es sorprendente.

Sí, y he comprendido algo esencial: deberíamos juzgar menos a los demás y a nosotros mismos. Los pacientes que sufren enfermedades psicosomáticas se sienten culpables, pero la realidad es que no pueden controlar los síntomas, nunca se hace expresamente.

¿Qué caso la ha conmovido más o ha sido más revelador?

Pacientes que a los 15 años empezaron a tener problemas sin diagnóstico y cuyos síntomas fueron mutando a distintas partes del cuerpo: el intestino, el corazón..., y quince años después llegan a mí con problemas neurológicos. Que la medicina haya dejado a una persona aban­donada durante quince años sin poner freno al proceso dice muy poco de la medicina.
avatar
Intrigado
Miembro habitual
Miembro habitual

Masculino
Mensajes : 2261
Edad : 32
Empleo - Ocio : Chivo expiatorio
Humor : UHT
Tengo : Ansiedad
Paz

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

Entrevista: “El poder de la mente sobre el cuerpo es ilimitado” :: Comentarios

avatar

Mensaje el Jue 11 Feb 2016, 22:11 por rafa55

Como profesional es muy sincera, no todos los profesionales o casi ninguno se atrevería a desnudar la realidad como hace esta doctora, ojalá hubiera muchos como ella, y que no tuviera prejuicios en dejar sobre la mesa la realidad de los muchos casos que se dan y no nos enteramos...
Gracias por ponerlo Intrigado, ha sido un artículo muy revelador.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Jue 11 Feb 2016, 23:18 por Intrigado

Si a alguien le interesa el tema especialmente, hay un libro de divulgación científica, publicado hace año y medio, que ha sido un best-seller de éxito y formato parecidos a lo que fue el Inteligencia Emocional de Goleman en su día, pero con el tema de los traumas. Se llama The Body Keeps the Score ("El cuerpo acumula la cuenta"), del psiquiatra Bessel van der Kolk, con tres décadas de experiencia como aquí la doctora de la entrevista tiene dos.

Aquí tenéis un artículo sobre el libro si queréis (que cada uno se lo traduzca si quiere): El coste de por vida de enterrar las experiencias traumáticas Se ve que está ayudando a mucha gente que tiene que lidiar con estrés postraumático, especialmente a militares, que en EEUU hay muchos.

Estoy 100% seguro que el libro se traducirá en breve a más lenguas, si es que no lo ha hecho ya.



En niños, el dolor de estómago está ligado al acoso escolar y problemas familiares.

Ah. Así lo viví yo, con las discusiones iradas de mi padre en casa cuando yo era pequeño. Una vez me llevaron al hospital y todo del dolor, con unos 7 u 8 años, dolor que vino mientras estaba en el sofá mirando la tele (?), tratando de pasar por alto lo que estaba ocurriendo. No es necesario decir que no me encontraron nada, pero los dolores persistieron.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie 12 Feb 2016, 08:38 por *Amy*

Muy de acuerdo con el artículo. Estoy convencida de que muchas dolencias físicas tienen un origen mental (y esto es mucho más difícil de solucionar que dando una pastillita).

Volver arriba Ir abajo

Mensaje el Vie 12 Feb 2016, 12:38 por Flora

Interesantísimo, cosas a las que tendrían que darle mucha más importancia.

Lo que no entiendo es: si la mente puede enfermar el cuerpo hasta límites insospechados, ¿por qué no puede mejorarlo?, ¿sólo puede destruir lo "creado"?

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie 12 Feb 2016, 12:40 por Intrigado

Mejorarlo en qué sentido?

Volver arriba Ir abajo

Mensaje el Vie 12 Feb 2016, 12:47 por Flora

Pues, al igual que crea dolencias físicas "de la nada", vamos, que el cuerpo físicamente no está mal; ¿por qué no puede mejorar las que ya existen? No me refiero a magufadas como: "piense que está sano y verá cómo cura todas sus dolencias", pero no sé, cosas como mejorar la salud en general. No sé si os pasado lo típico de libraros de una pesada carga emocional y que la gente os diga que hasta os ha cambiado la cara. A algo así me refiero.

La mente es maravillosa y también horrible.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie 12 Feb 2016, 19:25 por Intrigado

Por eso decía que el titular era mal periodismo, pues en una parte de la entrevista especifica que se refiere al poder del cerebro para enfermarnos, pero no para sanarnos:

Si nuestra mente puede enfermarnos, ¿también puede curarnos?

No, pero sí influir en la enfermedad. Hay una interacción muy clara entre mente y cuerpo.

La doctora es neuróloga, por lo que ella está hablando específicamente de afectaciones propias del sistema nervioso pero sin presencia de lesión. El sistema nervioso es el que nos indica la presencia de dolor, luego evidentemente lo puede inventar y el dolor sentido será real. Al neurólogo van a parar muchos después de ir rebotando de otros especialistas.


Aquí viene bien hacer una diferencia entre lo que es probado como psicosomático y lo que se llama trastorno somatomorfo. Si bien en el final son lo mismo, las únicas afecciones científicamente probadas como psicosomáticas son aquellas en las que observamos cambios inmediatos en el organismo ante una situación emocional: se acelera el corazón, se suda, etc. Un trastorno somatomorfo, en cambio, que es de lo que aquí habla la doctora, se considera un trastorno de psiquiátrico, pues como dice no hay motivos fisiológicos y se tiene que examinar a la persona en su totalidad después de haber descartado la presencia de trastornos observables.

Todo eso cambia constantemente a medida que se van haciendo descubrimientos. En este foro enlacé en su día el tema de las úlceras y el helycobacter pylori, y también los avances sobre el síndrome de intestino irritable. Ahora también se están encontrando genes asociados a afectaciones como la fibromialgia por ejemplo, y sin embargo todo esto, todas estas afecciones tienden a ser peores si la persona sufre de problemas de índole mental o emocional.

La ciencia que se cuida de investigar todo eso es la psiconeuroinmunología, lo que pasa que la práctica de la misma conlleva polémica porque son todo especulaciones difíciles de probar científicamente. En Catalunya hemos tenido la irrupción del famoso Xevi Verdaguer (el tío que habla de las cacas), que no es médico, sino "posturólogo, neuroinmunólogo y fisioterapeuta", y que se gana muy bien la vida con un equipo multidisciplinar como el que aquí menciona la doctora, donde sí hay médicos que lo que representa que hacen es descartar todo lo que sería médicamente detectable, y entonces representa que éticamente se tiene vía libre para comenzar a probar las teorías con el paciente. Es una práctica que está mal vista desde la comunidad científica pues en realidad es pseudociencia y contradice los cánones, a la vez que está bien vista para otros siempre y cuando se haya descartado médicamente todo lo previo.

Lo que hay que ir mucho con cuidado porque si te tira más la cartera que no la profesionalidad, entonces puedes pensar que algo que padece alguien es aquello que tú tratas y luego resulta que tenía algo que pasaste por alto y ya la has liado.




Acerca de tu pregunta sobre cambios para positivo sin partir de una posición negativa, sí que existen, pasa que son más bien superfluos o excéntricos; no es que podamos crearnos superpoderes. Lo podemos ver en los yoguis, por ejemplo, que a través de la meditación "educan" su cuerpo para soportar situaciones extremas, como temperaturas exageradas sin sufrir lesiones esperables, o bien a vivir sin comer nada sólido. La meditación cambia el bienestar mental y general de muchas personas para mejor, algo que ha sido observado mediante escáneres de la actividad cerebral.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Vie 19 Feb 2016, 15:12 por Intrigado

Hoy sale en El País un artículo un poco más extenso y serio:

Cuando la mente es la que crea la enfermedad

Respecto a la anterior, aporta esto:

Fue en 2004 cuando empezó a hacer algo al respecto. Desde entonces, cuando da con un paciente con síntomas pero sin lesiones neurológicas, intenta hacerle entender que el origen de sus males es un problema psicológico que no está resolviendo bien. Pero los pacientes no suelen aceptar este diagnóstico. “Tienen un estrés mental del que no son conscientes y alguien les está obligando a enfrentarlo. Esos síntomas son una manifestación del organismo: tu cuerpo te está diciendo que algo no va bien dentro de ti y que no lo estás viendo”, cuenta la neuróloga.

Nadie está a salvo de estas enfermedades, hay cientos de causas que las originan. Según O’Sullivan, los casos muy extremos, como los ataques o las parálisis, suelen nacer de traumas psicológicos severos; los menos graves pueden surgir de un cúmulo de agobios pequeños que los pacientes no saben gestionar. “Depende de la atención que la persona presta a los dolores. Si se obsesionan y tratan de buscar una y otra vez una explicación médica que no existe, es posible que acaben desarrollando la enfermedad psicosomática”, explica O’Sullivan.

Para curarse, la atención psicológica es indispensable. Según O’Sullivan, lo primero es abandonar la idea de que hay una enfermedad orgánica. La siguiente fase es ver cómo la mente afecta al cuerpo: si sientes palpitaciones y te das cuenta de que tienes ansiedad, empezarán a ser mucho menos graves al saber por qué están causadas. Pero si las asocias a problemas del corazón y las pruebas médicas no reafirman tu idea, probablemente te obsesiones y las palpitaciones empeoren.

A veces los pacientes desean desesperadamente que encuentres un mal resultado en las pruebas, que pongas nombre a su enfermedad y les recetes unas pastillas que justifiquen sus dolores”, cuenta la neuróloga. Este problema es mucho más común de lo que parece. El 30% de las personas lo sufre y la inmensa mayoría ni siquiera lo sabe.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje el Vie 19 Feb 2016, 21:37 por Cipriato

Es gracioso como pone que el poder de la mente es ilimitado, pero no puede curar esas enfermedades

Volver arriba Ir abajo

Mensaje  por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.