Foro FS
Bienvenid@ a ForoFS. Para poder leer y participar en los foros debes conectarte con tu cuenta de usuario.
Si no dispones de cuenta, regístrate.

Últimos temas
» Juego de las preguntas y respuestas
por Anidina Ayer a las 20:27

» Hola a todos, soy de Cáceres
por Anidina Mar 19 Sep 2017, 10:08

» Música
por Astilla Dom 17 Sep 2017, 19:28

» Hola
por Juan1980 Dom 17 Sep 2017, 14:16

» FRASES QUE ME GUSTAN
por Juan1980 Miér 13 Sep 2017, 14:51

» Hola a todos
por leo-denis Miér 13 Sep 2017, 02:06

» Silabeando
por Juan1980 Dom 10 Sep 2017, 17:03

» Poner un sinónimo de la palabra que dejemos
por Anidina Sáb 09 Sep 2017, 21:06

» Me presento
por mariposa_azul Vie 08 Sep 2017, 10:07

» ¿Alguno de vosotros ve Juego de Tronos?
por stannis baratheon Lun 28 Ago 2017, 02:38

» Hola, soy un chico de Madrid
por chicomadrid Dom 27 Ago 2017, 15:31

» Hola, me presento
por ReyDobleEspiritu Dom 27 Ago 2017, 06:02

Palabras claves

para  skype  Universidad  superar  nini  familiar  

Chat #Fobia-Social



Webs Amigas
Si quieres que tu enlace aparezca aquí contáctanos.


.: Foro de Asperger  :.


.::Tu-banner-aquí
Visitas
(c)
Creative Commons License
ForoFS.com by ForoFS.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Based on a work at www.forofs.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.forofs.com

14 signos para saber si eres una persona perfeccionista

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

24122013

Mensaje 

14 signos para saber si eres una persona perfeccionista




¿Te cuesta delegar? ¿Crees que haces las cosas mejor que los otros? ¿Necesitas destacar por sobre los demás? ¿Buscas permanentemente el éxito y no te satisface nada más? Quizás algunas de estas interrogantes te identifiquen y, de ser así, es posible que seas una persona perfeccionista, una conducta que muchos pueden ver como positiva, pero que en realidad puede provocar serios "daños colaterales".

En 1980, en un artículo publicado en la revista Psychology Today, David D Burns, profesor asistente de psiquiatría en la escuela de medicina de la Universidad de Pensilvania, definió a los perfeccionistas como aquellas personas "cuyos estándares están fuera del alcance o de la razón, que se enfocan compulsiva e incansablemente hacia metas imposibles, y que miden su propio valor enteramente en términos de productividad y cumplimiento de objetivos".

Según el especialista, el perfeccionismo es una actitud muy extendida en la sociedad, que responde a un fenómeno cultural que es reforzado por diversos factores, como los medios y las creencias religiosas.

El problema es que quienes buscan la perfección en su vida, muchas veces deben pagar altos costos, tales como deterioro en su salud, un pobre auto-control, relaciones personales conflictivas y una baja autoestima, además de ser vulnerables a padecer diversos trastornos del estado de ánimo.

Hace unos días, "The Huffington Post" publicó un artículo en el que enumera 14 signos característicos de las personas perfeccionistas. Te invitamos a leerlos y descubrir si caes en esa categoría.

1.- Siempre estás dispuesta/to a agradar: se trata de una conducta que se cultiva desde la niñez, y que es incentivada por padres y profesores. Funciona con el mecanismo de premio-castigo: si alcanzas grandes logros, te recompensan; si no tienes un buen desempeño, recibes una sanción. Como consecuencia, a las personas perfeccionistas siempre les entusiasma impresionar a los demás. El problema es que cuando no lo hacen, las invade la frustración e inseguridad.

2.- Sabes que buscar la perfección te hace daño, pero crees que es el precio que debes pagar por el éxito: "sin dolor no hay ganancia" es el lema que prima en la mentalidad de quienes son perfeccionistas. Así, están dispuestos a hacer un gran esfuerzo para evitar ser mediocre o "del montón", incluso si para ello deben regirse por normas que a ojos de los demás son estresantes y poco razonables.

3.- Te gusta dilatar: el perfeccionismo está muy relacionado con el miedo al fracaso. De esta manera, muchos perfeccionistas tienden a posponer tareas u obligaciones como una forma de anticiparse a la desaprobación de los demás.

4.- Criticas a los otros: juzgar a los demás es un mecanismo de defensa muy común: rechazamos en los otros lo que no podemos aceptar en nosotros mismos. Y los perfeccionistas son expertos en esto, además de ser muy exigentes y tener dificultades para ver más allá de su ojo crítico.

5.- Apuntas siempre a lo grande: las personas perfeccionistas comúnmente se embarcan en los proyectos que de seguro serán exitosos. Si no lo creen así, prefieren evitarlos, es decir, tienen aversión al riesgo. Asimismo, viven su vida con la regla del "todo o nada": si se les mete una cosa en la cabeza, su empuje y ambición los pueden llevar a no detenerse ante nada con tal de lograr lo que pretenden.

6.- Te cuesta abrirte hacia los demás: debido a su intenso miedo a equivocarse y ser rechazados, a quienes son perfeccionistas les es difícil verse expuestos o vulnerables. Por esta razón, evitan hablar de sus miedos personales, inseguridades o decepciones, incluso con sus más cercanos.

7.- Lloras sobre la leche derramada, aunque sabes que no debes hacerlo: las personas que buscan la perfección tienden a obsesionarse con cada pequeño error. El problema es que al enfocarse en ellos e intentar evitarlos, cada vez que cometen uno lo toman como un gran fracaso personal.

8.- Tomas todo a modo personal: el pensamiento "no soy lo suficientemente buena/no" abunda en la mente de quienes son perfeccionistas. Esto debido a que en lugar de sobreponerse a las dificultades y errores, estos las/los vencen, haciéndoles pensar continuamente que ellas/ellos son el problema.

9.- Te pones a la defensiva cuando te critican: es fácil detectar a una persona perfeccionista cuando en una conversación "saltan" a defenderse ante el más mínimo atisbo de crítica o amenaza. Su objetivo es proteger su frágil imagen personal y la forma en que los otros la/lo ven.

10.- Sientes que nunca es suficiente: encontrar la perfección es imposible y es por esto que las/los perfeccionistas tienden a tener el sentimiento constante de que algo les falta y que hagan lo que hagan no logran el éxito que desean. Así, su motivación permanente es concretar sus "pendientes".

11.- Ser del "montón" te pone nerviosa/so: quienes son perfeccionistas no aceptan ser buenos o estar dentro del promedio. Siempre quieren destacar por sobre el resto y ser consideradas/dos las/los mejores.

12.- Disfrutas con los errores de los otros: cuando otra persona es la que se equivoca, las/los perfeccionistas sienten alivio e incluso placer. En otras palabras, los errores de los otros hacen que las/los perfeccionistas se sientan mejor sobre sí mismas/mos.

13.- Sientes nostalgia de tu época escolar: en el colegio el éxito es cuantificable: notas, profesores que le tienen "barra" a quienes les va bien, etc. Y ese ambiente es agradable para la mayoría de los perfeccionistas. En cambio, en el mundo real, el éxito se mide de manera diferente.

14.- Tienes un alma culpable: el perfeccionismo está muy relacionado con la depresión, la ansiedad, la vergüenza y la culpa. ¿La razón? Los perfeccionistas no son auténticos, no dejan que los otros los vean como realmente son, tienen una especie de escudo que les impide mostrar su vulnerabilidad.


Fuente: El País
avatar
Demon X
Miembro habitual
Miembro habitual

Masculino
Mensajes : 2428
Edad : 29
Empleo - Ocio : Alienado
Humor : Absurdo
Tengo : Ansiedad
España

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

14 signos para saber si eres una persona perfeccionista :: Comentarios

avatar

Mensaje el Mar 24 Dic 2013, 18:33 por Demon X

En mi caso, doce de trece.
El punto trece, el de la nostalgia por la época escolar es el único que no cumplo. De pequeño, con 8 o 9 años, solía sacar nueves y dieces (tampoco sería muy difícil a esas edades), pero poco a poco, de forma gradual, fui perdiendo el interés hasta que acabé pasando de todo, suspendiendo muchas asignaturas e incluso llegando a repetir en 2º de bachiller.
Nunca le di demasiada importancia a las notas, creo que poco tienen que ver con la valía de alguien, y muchas veces esos que tienen tan buenas notas son unos mediocres que se matan a estudiar porque creen que así les irá mejor la vida.
Me importan más los resultados.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar 24 Dic 2013, 18:59 por YFT

Demon X escribió:En mi caso, doce de trece.
El punto trece, el de la nostalgia por la época escolar es el único que no cumplo. De pequeño, con 8 o 9 años, solía sacar nueves y dieces (tampoco sería muy difícil a esas edades), pero poco a poco, de forma gradual, fui perdiendo el interés hasta que acabé pasando de todo, suspendiendo muchas asignaturas e incluso llegando a repetir en 2º de bachiller.
Nunca le di demasiada importancia a las notas, creo que poco tienen que ver con la valía de alguien, y muchas veces esos que tienen tan buenas notas son unos mediocres que se matan a estudiar porque creen que así les irá mejor la vida.
Me importan más los resultados.

Yo no los he contado, pero también soy muy perfeccionista de siempre. A mi con lo de la etapa escolar me ocurrió al contrario, en el colegio era bastante mediocre y luego fuí mejorando mucho en la ESO y el bachiller hasta tener media de sobresaliente. Aunque para lo que sirve luego, es mejor el 5,00 y listo. Lo demás es un esfuerzo inútil.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar 24 Dic 2013, 21:25 por Mairu

Todos excepto el punto 4, 5 y 12.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar 24 Dic 2013, 22:18 por juan

Solo la 6 y un poco la 9.
La 13 solo en mi niñez temprana, todo era mas inocente en esa época y me gustaba ese ambiente, aunque en los estudios no era tan bueno.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér 25 Dic 2013, 00:52 por Intrigado

3.- Te gusta dilatar?
Sí.   

Ahora en serio. Ese artículo, por llamarlo de alguna forma, está escrito un poco con el culo. Tanto me lo ha parecido que me ha bastado buscar la fuente de la que copia para ver que cambia el mismo título y, con él, todo el significado. Manda huevos. En el texto original dice claramente "14 señales que indican que tu perfeccionismo se te ha ido de las manos", que NO ES LO MISMO que decir "14 señales para saber si eres un perfeccionista". Si eso no es desinformar al personal no sé qué es.

Es muy diferente ser una persona perfeccionista o, simplemente, exigente, que ser una persona perfeccionista patológica. Está claro que todo ser humano cumple más o menos todos esos puntos de la lista, y que habría que cumplir un buen puñado de ellos para llegar a un nivel de estrés de esos que ningún ser viviente puede soportar. Pero vamos, ¿a quién no le gusta agradar? ¿Y procrastrinar? ¿Y criticar a los otros? Y así con cada punto. No me extraña nada que cumpláis tantos puntos.

Pero ojo, que cumplirlos no te asegura para nada que tu problema sea el perfeccionismo. Son puntos obvios, muchos hablan de la medida media de las cosas nada más, y eso es aplicable a todo. Y en este caso están enfocados a ser leídos por alguien que ya se sabe perfeccionista o exigente.

Hay que saber diferenciar las fobias de las ideas y las derias de las pasiones. Que una persona tenga fobia al fracaso y por eso se bloquee ante situaciones que distan de la perfección no tiene por qué tener nada que ver con ser perfeccionista. Es más bien al revés: es precisamente porque tiene fobia, que tiene miedo a todo aquello que no se ajusta a su idea de perfección, o sea, allí donde el miedo particular de la temida fobia no tendrá lugar. Es un poco complicado de pillar pero es necesario entenderlo. Las fobias, incluídas las sociales, tienen orígen en malas experiencias pasadas que se nos han enquistado y que todavía no hemos tenido oportunidad de solventar, y si no las hemos solucionado es porque la forma de solventar esas fobias sin dolor son situaciones perfectas, que no existen.

Se puede ser perfeccionista por mil razones, muchas de buenas y muchas de malas. ¿A alguien se le ocurriría decirle a un profesional apasionado que no sea perfeccionista con su trabajo? ¿A un científico, un coleccionista, un artista? No, porque está ejerciendo su pasión. Su perfeccionismo no es ninguna deria, al contrario, es el motivo por el que vive, y siempre y cuando no nos reporte problemas es algo muy bueno. Promover lo contrario es un canto a la holgazanería.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér 25 Dic 2013, 08:00 por estequiometric

Pues a pesar del error de traducción.... y quitando el punto 4 y el 12.....
soy mismamente yo, abrumadoramente yo.
Igualmente intrigado creo que hay que discernir entre perfeccionamiento y pasión.
Los ejemplos que has mentado me recuerdan más a la pasión por un oficio/ investigación. El perfeccionismo es más negativo e incapacitante que la pasión y ganas de descubrir, estudiar, fabricar.... porque el perfeccionismo es aquello que nos autoexigimos y por norma los perfeccionistas somos crueles con nosotros mismos hasta límites insospechados. Nos pedimos capacidades de superhéroe y jamás estamos contentos con nuestros logros..... porque podría haberlo mejorado o hecho más rapido o de otra forma.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér 25 Dic 2013, 11:58 por Intrigado

estequiometric escribió:Pues a pesar del error de traducción.... y quitando el punto 4 y el 12.....
soy mismamente yo, abrumadoramente yo.
Igualmente intrigado creo que hay que discernir entre perfeccionamiento y pasión.
Los ejemplos que has mentado me recuerdan más a la pasión por un oficio/ investigación. El perfeccionismo es más negativo e incapacitante que la pasión y ganas de descubrir, estudiar, fabricar.... porque el perfeccionismo es aquello que nos autoexigimos y por norma los perfeccionistas somos crueles con nosotros mismos hasta límites insospechados. Nos pedimos capacidades de superhéroe y jamás estamos contentos con nuestros logros.....  porque podría haberlo mejorado o hecho más rapido o de otra forma.
Se puede ser pasional y perfeccionista a la vez, no son actitudes excluyentes. La pasión es lo que nos conduce y da energía, mientras que el perfeccionismo es aquello que hace que conduzcamos más de lo conveniente, hasta agotar todo el combustible, aunque ya tengamos la pole. A veces de esa actitud se saca un récord histórico, un resultado magnífico; en otras no se mejora la marca y lo único que se consigue es que el vehículo sufra.

"el perfeccionismo es aquello que nos autoexigimos"

O no. La autoexigencia y el perfeccionismo no tienen porque ir de la mano. Si eres un profesional que tiene que vender un producto a un cliente o buscar inversores, te autoexiges hasta el límite, pero no porque tengas en la cabeza que tiene que ser perfecto, sino porque necesitas que te lo compren, y una de las formas de asegurar eso es tratar de hacerlo lo mejor que puedes, o en el peor de los casos, sacrificándote más que toda tu competencia. Solamente una opinión externa de confianza o mayor experiencia que tú te puede convencer de que ya está lo bastante bien, de que es hora de descansar. Sino, el descanso no llega hasta que consigues el objetivo.

Es jodido vivir así, y cualquier médico o psicólogo te dirá lo que salta a la vista, que es que no es sano y que tienes que rebajar la marcha sino quieres quemarte. Pero a veces no nos lo podemos permitir, porque el mundo en el que vivimos es una selva, y a la que te despistas te comen.

"por norma los perfeccionistas somos crueles con nosotros mismos hasta límites insospechados"

Lo somos inconscientemente. O lo somos porque la situación, a veces, lo requiere. Si lo somos conscientemente no tenemos un problema de perfeccionismo, sino de masoquismo.

"Nos pedimos capacidades de superhéroe y jamás estamos contentos con nuestros logros.....  porque podría haberlo mejorado o hecho más rapido o de otra forma."

La cuestión, en resumen, es hasta qué punto nos perjudica ser o no ser tan exigentes. Pasa lo mismo con tantos otros estados humanos: el estrés es necesario para competir, pero descontrolado nos jode; la pasión sexual es un motivo de placer, pero descontrolado nos jode; el ejercicio físico te mantiene sano y en forma, pero si te pasas te jode, etc. Pues con el perfeccionismo, lo mismo. Si nos llega a paralizar o afectar a nuestra vida, es sin duda un problema para nosotros y/o los que nos rodean. Pero ojo que el perfeccionismo, como el estrés, como el amor, como la euforia, no es en sí mismo ningún transtorno. Es solamente el descontrol sobre él, que lo transforma en uno. Y en tal caso, acaso, estaríamos hablando de un tipo de obsesión, una idea de cómo deberían ser las cosas.

A lo mejor me equivoco, pero esa obsesión perfeccionista se puede presentar como problema de formas muy distintas. Tantas como esos 14 puntos. No es que se tengan que cumplir unos cuantos para diagnosticarte, es que con la mitad de uno basta para que tengas un problema. Por ejemplo, se puede tener una obsesión para perfección generalizada o concreta. Una persona puede ser perfeccionista con absolutamente todo y que no le resulte nunca ningún problema, pues está acostumbrado a la vida que eso conlleva: es su forma de ser, y solamente le supone un problema cuando tiene que tratar con otras personas. Véase el personaje al que encarna Jack Nicholson en Mejor Imposible. A él su perfeccionismo no le supone un problema hasta que algo no empieza a encajar, que es cuando tiene que tratar con las otras personas, y esto es porque la perfección es una percepción personal de cada uno. Y a no ser que seas un millonario que pueda retirarse a vivir solo en un castillo, o un teletrabajador hikikomori, en tu vida tendrás que tratar con los demás.

Por otro lado, se puede ser perfeccionista hacia una sola cosa, y a veces basta con cualquier tontería para reventar una vida entera. Hay estudios que indican que hay un número elevado de parejas que cortan a raíz de una discusión sobre el tubo de pasta de dientes. A una de las dos personas le parece que el tubo debería ser siempre apretado por el final, mientras que la otra no deja de apretarlo por medio. Es un detalle futil, pero que al encontrarnos con el tubo de pasta de dientes dos o tres veces al día, actúa como una gota malaya sobre nuestra consciencia, y al final hace saltar la chispa. La persona obsesionada está siendo perfeccionista de facto, pues le parece que el tubo es más estético si se usa bien, pero el problema real aquí es otro, que es que no está feliz con la vida de pareja que lleva. Si su pareja fuera realmente su pareja ideal, debería ser perfectamente capaz de aceptar o dar como inútil la reivindicación del tubo, y quizá a la larga entendería el gozo que es no tener que estar pensando así y poder apretar el tubo por el medio sin que se te cruce por la cabeza que lo estás haciendo de forma imperfecta des del punto de vista de funcionalidad; o quizá no y seguirá sufriendo por eso pero el sufrimiento se hará menor porque se acostumbrará dado a que quiere a su pareja.

¿Y el perfeccionismo hacia la idea de vida? Tenemos una vida estable y bienestante, pareja, hijos, realmente todo aquello con lo que cualquier persona desafortunada sueña, pero por algún motivo no nos satisface y creemos que podemos encontrar algo que se ajuste más a nuestra idea de vida perfecta. No recuerdo mucho la peli, y seguro que no es una comparación lo bastante acertada, pero me vino a la cabeza American Beauty.

Todo esto para llegar a decir que el perfeccionismo no tiene que ver necesariamente con la exigencia personal o profesional, puesto que cada uno tiene su idea de qué es lo perfecto, y si tienes una idea de lo perfecto distorsionada, el sufrimiento no vendrá del estrés ni exceso de trabajo, sino de la molestia que te provoca la presencia de la imperfección. Colocar los lápices y bolígrafos por orden de gastado es un perfeccionismo del espacio que no conlleva ningún tipo de exigencia ni esfuerzo de realizar, pero que a alguien obsesionado con eso le molesta mucho de presenciar. Y esa persona es también perfeccionista, solo que de una forma muy diferente a la de un estudiante, un jugador de juegos de rol o un pintor.

Y así podríamos seguir hablando rato sobre tantos ejemplos diferentes (mínimo 14), y en todos la palabra perfeccionista podría encajar perfectamente y cambiaría su relevancia según cada contexto. En algunas situaciones sería el origen y final, y en otras solamente un detalle dentro de un todo conflictivo. Es por todo esto que no me gustó nada esa enumeración de puntos "culpables". Parece la lectura de la acusación en un juicio donde, aún habiendo sido arrestado injustmente, te encuentras que eres culpable de casi todo. O eso es lo que a mí me parece, vaya.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Jue 26 Dic 2013, 15:39 por estequiometric

No estoy totalmente deacuerdo contigo pero + 1. Es una reflexión más que interesante

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Jue 26 Dic 2013, 17:39 por Lorenna

Pues según el articulo NO soy perfeccionista, me gusta que las cosas salgan bien porque deben de salir bien pero si en dado caso por cualquier circunstancia no fuese así no pasa nada...y a lo que sigue.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.